En el marco de la Ley de Municipalidades, el Concejo Municipal aprobó su propio Reglamento Interno, que entre otras, establece de manera clara el ámbito de aplicación de las competencias y atribuciones de la Directiva del Concejo:

Velar por el estricto cumplimiento de la Constitución Política del Estado, Ley de Municipalidades, Ley de Participación Popular, el Reglamento Interno y las disposiciones legales del Concejo.

Funcionar como "Comisión de Poderes del Órgano Deliberante".

Dirigir la organización y las actividades interinstitucionales del Concejo.

Dictaminar en los casos en que sea necesario interpretar el sentido de las normas legales del régimen municipal y los conflictos de competencia que se susciten ante el Concejo.

Conocer todos los asuntos contenciosos que sean de competencia del Concejo.

Planificar, organizar, dirigir y controlar los sistemas administrativos del Órgano Deliberante.

Presentar, para su aprobación por el pleno del Concejo, el proyecto de presupuesto del Organo Deliberante, controlar su ejecución y prestar al final de cada gestión, un informe sobre su cumplimiento, con la participación de los Presidentes de las Comisiones Permanentes.

Decidir los procesos disciplinarios contra el personal del Concejo y adoptar las sanciones que correspondan de acuerdo con el ordenamiento jurídico vigente.

Concurrir todos los días a sus despachos, en horario de oficina, para atender los asuntos en trámite, sin perjuicio de las audiencias y los compromisos oficiales.